DESTILERIA DE AUTOR

Contra todo misticismo y pensamiento mágico Taté  Moretti y Hernán López Sosa fundaron la primera Micro Destilería Urbana del Alto Valle de Río Negro y Neuquén y le pusieron Noctua, -lechuza-, el ave predilecta de la diosa Atenea, símbolo de sapiencia y sagacidad que supo ser ícono de muchas culturas a lo largo de la historia.

Taté y Hernán partieron de su Cipolletti natal hacia Buenos Aires para desarrollarse en sus respectivas carreras, ella en el mundo de las finanzas y él en la comunicación corporativa; fueron exitosos y la gran ciudad les ofreció todo, pero la tierra pudo más y decidieron regresar a los valles rionegrinos y encarar un nuevo estilo de vida. “Esclavos corporativos”, enuncian una y otra vez como latiguillo feroz que pincela el costo del triunfo en el asfalto porteño. El gusto y el interés por las bebidas destiladas fueron un incentivo para arrancar con el proyecto de Noctua y hoy ya producen vodka de excelente calidad y aceptación en el mercado.

“Empezamos con todo en orden, teniendo las habilitaciones correspondientes, aprobaciones, permisos, hicimos una inversión importante y no fue nada fácil en general el armado porque era la primera micro destilería urbana en la región”, aclara Hernán y acota Taté: “En Argentina no hay fábricas de alambiques por ejemplo, y tuvimos que importarlos y eso fue un gran problema  porque en la aduana no lo aceptaban y tuvimos que hacer una cantidad de trámites engorrosos y el tiempo que perdimos allí fue tremendo. Pero avanzamos con todo en regla y empezamos a producir  vodka”.

A pesar de las trabas propias de cualquier comienzo innovador, Noctua hoy tiene presencia en las principales vinotecas y bares, sigue ampliando su presencia comercial en la región, y comienzan a sonar llamadas de otros lugares del país.

Pero no se quedan quietos y la magia de la botánica y sus múltiples asociaciones los llevan a indagar en nuevos sabores para sus destilados, Hernán nos cuenta que además del  vodka que le gusta mucho a los bartenders, es investigar que otro destilado se puede explorar: ”Estamos con un calvado que hace más de 60 años que no se hace en la región, es una forma también de poner en valor nuevamente a la producción regional”.

Taté y Hernán hoy forman parte del alma de los destilados Premium de la región y esa calidad e impronta personal se ve hasta en las botellas, con su emblemática lechuza tan femenina, dibujada a mano alzada y el proceso de etiquetado manual que rescata la esencia misma de la producción artesanal.

Sus primeras botellas salieron al mercado y despertaron el interés de los consumidores y de reconocidos enólogos, chefs, sommeliers “Fue un gran orgullo para mí”, recuerda Hernán y por supuesto son “empujes que motivan para seguir avanzando a paso firme en el fascinante mundo de la destilería”. Taté y Hernán, dos arriesgados, emprendedores y profesionales que  fusionaron magistralmente la matemática, la química, la botánica, la tierra de origen y la envasaron bajo en nombre de Noctua.

Latín Mental: @maltagliattivaleria

Fotos: @FlorZitti.

Nada que Agradecer a: Citrico

VaS a QueRer Ser Parte.

Seguilos en Redes Sociales