NICOLÁS NAVIO
El hombre que llego para quedarse

Nacido y criado entre viñedos mendocinos, Nicolás Navío llegó a Neuquén con la mejor carta de recomendación que un enólogo pueda tener,  la de Mariano Di Paola,  y se sumó al equipo de Bodega Patritti. A nueve años de su desembarco en tierras patagónicas, la bodega exporta sus vinos Premium  y desarrolla nuevos mercados para sus etiquetas.
7
“Mis abuelos maternos y paternos tenían fincas en Mendoza, mi padre estudió enología, jugué, crecí, hice la escuela con esa orientación y terminé la carrera en Don Bosco, así arranca mi vida”. Nicolás recuerda cómo fueron sus primeros pasos en su formación como enólogo, que un día dejó su Mendoza  natal en la búsqueda de nuevos rumbos, armó la valija y se fue a buscar otras experiencias a EEUU, en las bodegas del Valle de Sonoma, en Hartford Family Winery  y Conn Creek en el valle de Napa. Inquieto y movedizo, una vez más armó su equipaje y partió a Francia para sumarse a la bodega de los hermanos Lurton.

A casi diez años de su arribo a la bodega, Navío destaca, en los vinos Del Chañar,  la calidez de sus uvas, su intensidad aromática, el color, y la sanidad de sus plantaciones.  Rescata y valora la importancia que tiene esta región virgen con un enorme potencial por indagar y explotar. “Se están logrando buenas cosechas de Pinot Noir, se están haciendo excelentes vinos en la Patagonia, blends, vinos con muy buena acidez, frutados, con ese sello tan particular que le imprime este suelo”.

Patritti hoy cuenta con vinos como Primogénito, una selección  compuesta por cinco varietales, un blend y un espumoso, la línea Lassia, conformada por dos varietales, Malbec y Pino Noir, y un corte bi-varietal, Cabernet Sauvignon y Malbec con cuatro meses de descanso en barricas de roble. Las ediciones especiales de Primogénito Reserva de Bodega, una selección especial de cosechas y el Wine in Barrel, una barrica de roble con un sistema de guarda que permite mantener el vino hasta 45 días.

Nicolás recuerda con emoción y profundo respeto a Mariano Di Paola, “Es un gran creador, una persona generosa que te deja crecer y encima te hace sentir que él también aprende de uno, un hombre con una generosidad poco vista. Llegué a Neuquén por él, recuerdo cada día aquí, momentos donde los perros del viñedo eran mi única compañía, cuando la bodega tenía pisos de tierra y  el frío y las heladas no daban tregua, esos días difíciles, arduos, lejos de la familia y los amigos preguntándome ¿cuándo me vuelvo?, pero hoy sigo acá, camino en la bodega y agradezco por esta oportunidad que me permitió crecer, disfrutar y agradecer. Ojalá algún día pueda yo también ser un mentor como lo fue Di Paola para mí”.

Nicolás va por más, está trabajando para desarrollar, junto a otras bodegas, una ruta del vino en Patagonia.

Hoy siente que representa a la región y que su mochila con la que llegó hace casi diez años, fue para quedarse y ser parte de la construcción de un sello regional con hondo compromiso emocional.

Nicolás Navío, el hombre que llegó para quedarse.

Fotos · Flor Zitti

Nota – Mayra Rozinsky

Agradecimientos especiales a Ana Grisoni

Gracias por Ser ParTe.

Seguilo

@niconavio

Nicolas Navio

@bodegapatritti